Cuadro El hijo del hombre de Magritte

Lienzo impreso con la obra "El hijo del hombre”, de René Magritte. Podrás tener el famoso cuadro El hijo del hombre, un lienzo de máxima calidad con ENVÍO GRATIS.

Si quieres otro tamaño, contacta con nosotros y te lo fabricamos.

Oferta especial limitada
37,05 € (impuestos inc.) 57,00 €
Medidas disponibles
Favorito0
Lista de deseos
Descripción

Datos técnicos del cuadro

Autor: René Magritte (Bruselas)

Medidas disponibles de lienzo:

  • 34x48cm
  • 48x66cm
  • 70x98cm
  • 98x136cm
  • Si quieres otro tamaño, contacta con nosotros.

 

Fabricación propia: Todos nuestros cuadros están impresos en alta resolución sobre lienzo, una tela de algodón que cubre el bastidor que fabricamos en madera cuyo grosor es de 35x30mm. El bastidor está ensamblado meticulosamente para asegurar su total resistencia. Todos los cuadros están listos para colgar y decorar, ya que no precisan de marco.

 

Información sobre la obra

La obra fue pintada en 1964 y como el artista no era muy dado a explicar sus obras, se cree que se trata de un autorretrato de René Magritte, quien oculta su rostro tras una gran manzana de color verde.

Como todas las obras de Magritte, El hijo del hombre tiene una fuerte carga conceptual y los elementos no pasan desapercibidos. La manzana, que está en el centro de la imagen y a donde dirigimos nuestra mirada en primer lugar, es una metáfora del pecado y de la tentación.

El protagonista de la obra, aparece formalmente vestido con una indumentaria propia de un hombre de negocios del siglo XX quizá queriendo transmitir la evolución del hombre desde Adán hasta nuestros días o incluso cómo la tentación, el pecado, la curiosidad son características intrínsecas del ser humano. Por último, la manzana oculta su rostro, ¿todos tenemos algo que ocultar? ¿qué secretos escondemos? ¿quién es realmente el señor retratado? Una vez más, Magritte recurre a la ocultación y la curiosidad para que el espectador observe y analice la obra obteniendo sus propias conclusiones.

 

¿Dónde está expuesto el cuadro El hijo del Hombre?

La obra pertenece a una colección privada.

 

¿En qué está inspirado el cuadro?

A pesar de que muchos artistas surrealistas basaban su obra en el mundo onírico, no es este el caso de René Magritte, quien representaba en su obra imágenes ambiguas y cargadas de significado.

En esta obra, en concreto, la manzana, ese fruto prohibido se convierte en el protagonista del cuadro y que nos recuerda a los pasajes de Adán y Eva, a la tentación así como al pecado.

El hombre oculto tras la manzana es todo un misterio, pero hay quien afirma que se trata de un autorretrato del propio René Magritte, quien aparecería vestido con traje y bombín, un elemento muy repetido en sus obras, y que representa al nuevo hombre del S.XX, un hombre de negocios e influenciado por el modernismo.

Por otro lado, en la obra Magritte oculta tras una manzana el rostro del hombre que aparece quieto y formalmente colocado, queriendo transmitir que todo lo que vemos oculta algo, y ese algo, es lo que realmente el ser humano tiene curiosidad de conocer y saber, pero no es posible.

 

¿En qué año se pintó el cuadro “El hijo del Hombre” de René Magritte?

La obra fue pintada en el año 1964 y se trata de un lienzo vertica, con una paleta de colores sencilla y más bien sombría, en la que destaca la manzana por encima de cualquier otro elemento del cuadro.

 

El autor: René Magritte

Nombre: René Magritte.

Nacionalidad: Belga.

Año de nacimiento: 1898, Lessines (Bélgica).

Año de muerte: 1967, Bruselas (Bélgica).

Estilo: Surrealismo.

 

René Magritte fue el artista surrealista más importante de Bélgica y uno de los más influyentes de este estilo pictórico. A diferencia de otros artistas surrealistas, las obras de Magritte no estaban inspiradas en los sueños, sino que él buscaba la ambigüedad de las imágenes, sorprendiendo al espectador y vinculándolas a un concepto o idea.

De aquí, que sus obras tengan miles de lecturas, ya que, por otro lado, al artista no le gustaba explicar sus obras, sino que quería que fuera el propio observador quien respondiera a sus dudas y dotara de un significado a la obra.

Magritte consiguió crear un estilo propio y sus obras son fácilmente identificables: los bombines, las manzanas, las pipas, las nubes, los cuerpos cubiertos por sábanas… son objetos que relacionamos con el autor belga a quien le gustaba representar dichos objetos de forma aislada, con el fin de dotarlos de coherencia y significado y que no se adulteraran por otros objetos.

A nivel personal, cabe destacar la tragedia que vivió con 14 años, cuando su madre se quitó la vida y apareció su cuerpo en el río Sambre. El artista ha afirmado en varias ocasiones que este hecho supuso un shock pero que no le influenció en su obra, algo que quizá cuesta creer cuando se observan algunas obras. Recordemos Ensoñaciones del paseante solitario, donde un hombre de espaldas observa detenidamente un río durante la madrugada, lugar que bien podría ser el mismo donde encontraron el cuerpo de su madre. O las numerosas obras en las que sus personajes aparecen ocultos tras una sábana, de la misma manera que él vio a su madre por última vez.

Sea como fuere, Magritte creó su propio estilo convirtiéndose en uno de los artistas más influyentes del surrealismo y su creatividad y ambigüedad le llevaron a triunfar en otros campos como el de la publicidad. No es de extrañar, que su obra captara la atención de numerosos creativos publicitarios, para quienes Magritte elaboró muchos carteles y anuncios con imágenes ingeniosas y provocativas.

Detalles del producto
SKU-3458-02
Opiniones
Productos relacionados
No hay artículos

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse