Almendro en Flor

Lienzo impreso con la obra "Almendro en Flor” de Van Gogh. Podrás tener el famoso cuadro Almendro en Flor en un lienzo de máxima calidad con ENVÍO GRATIS.

48,00 € (impuestos inc.)
Medidas disponibles
Favorito0
Lista de deseos
Descripción

Datos técnicos del cuadro

Autor: Vincent Van Gogh (Holandés)

Medidas disponibles de lienzo:

  • 50x50cm
  • 75x75cm
  • 100x100cm
  • 125x125cm
  • 150x150cm

Fabricación propia: Todos nuestros cuadros están impresos en alta resolución sobre lienzo, una tela de algodón que cubre el bastidor que fabricamos en madera cuyo grosor es de 35x30mm. El bastidor está ensamblado meticulosamente para asegurar su total resistencia. Todos los cuadros están listos para colgar y decorar, ya que no precisan de marco.

 

Información sobre la obra

Esta bonita obra de Van Gogh representan los almendros en flor con una clara influencia de los grabados japoneses, una de las más llamativas fuentes de inspiración del pintor holandés, quién se convirtió en un coleccionista de estos bellos grabados.

Van Gogh pintó esta obra para regalarsela a su sobrino, hijo de su tan amado hermano Theo, quien siempre creyó en el talento del pintor y fue su fiel admirador durante toda su carrera artística.

Como dato curioso y triste, cabe destacar que el pintor falleció sólo 3 meses después de finalizar esta bonita obra en la que quería simbolizar la nueva vida a través de las flores blancas sobre el cielo azul.

 

¿Dónde está expuesta la obra Almendro en flor?

Almendro en Flor se puede visitar en el Museo Van Gogh de Amsterdam, así como sus principales obras entre las que destacan Dormitorio en Arles, Los girasoles, Lirios ó La noche estrellada.

Los amantes de la obra de Van Gogh no pueden perderse la visita al este Museo, que recoge sus obras maestras así como las numerosas cartas que Van Gogh escribía a su hermano Theo, y en las que podemos descubrir numerosos datos de su vida, historia y sus principales influencias artísticas

 

¿En qué está inspirado el cuadro?

La obra surgió cuando su hermano Theo informó a Vincent de que iba a ser tío, un nuevo niño estaba en camino a quien iban a llamar también Vincent en honor al pintor. La noticia llenó de alegría a Van Gogh, quien pronto comenzó a pintar este cuadro que representaría “una nueva vida”.

Las flores y las plantas siempre fue un tema que gustó a Van Gogh para sus obras. Sin embargo, en este caso no pintó una naturaleza muerta, sino que las ramas emergen de un bello almendro y además muestra su flor, símbolo de la vida y de un nuevo resurgir. El color blanco destaca sobre el azul cielo, ambos colores claros y vivos, volviendo de nuevo a la simbología de mostrar el comienzo de una nueva vida.

Por último, cabe destacar de esta obra la influencia de los grabados japoneses, que tanto gustaban a Van Gogh y que fueron una enorme inspiración para la representación de las ramas de los almendros en esta obra..

 

¿En qué año se pintó Flor de almendro?

La obra fue pintada en 1890. Se trata de un óleo sobre lienzo que el artista pintó representando la explosión de la flor de almendro en la primavera.

Van Gogh siempre quedó fascinado por el espectáculo de los árboles en flor y por la belleza de sus pétales, suaves y delicados. Vincent dedicó gran parte de su obra al motivo de la floración de los árboles y podemos verlo en numerosas de sus obras.

 

El autor: Vincent Van Gogh

Nombre: Vincent Van Gogh.

Nacionalidad: Holandés.

Año de nacimiento: 1853, Holanda.

Año de muerte: 1890, Francia.

 

Estilo: Postimpresionismo, Arte Moderno.

 

La pintura de Van Gogh se ha convertido en todo un icono del mundo de la pintura reconocible incluso para aquellos que no son amantes del arte. Su vida y trágica muerte, unido a su maravillosa obra, lo han catapultado como uno de los artistas más influyentes y famosos de toda la historia.

Nacido el 30 de Marzo de 1853 en Holanda, en 1869 se mudó a La Haya, donde empezó a trabajar como aprendiz para la filial de la casa parisiense de arte Goupil y Compañía. Unos años más tarde, Vincent fue trasladado a la filial de Londres, donde encontró empleo como maestro en un colegio privado.

Su vida tuvo muchos vaivenes y Van Gogh no tenía claro a qué quería dedicarse pero en 1878 escribió una carta a su hermano Theo en la que dice “Me gustaría empezar a haer bocetos de algunas de las cosas que me llaman la atención por la calle, pero creo que es mejor evitar ue me acostumbre a ello, pues temo que me distraería de mi verdadero trabajo”.

Sin embargo, el arte comenzó a ocupar en su vida un lugar más cada vez más importante hasta que, finalmente, se decantó por la profesión artística. Empezó a dedicarse intensamente a la pintura al óleo, representando el campo solitario y los habitantes de la región ocupados en las labores agrícolas. Le gustaba representar la tradición del paisaje holandés, así como su vida dura y la simbiosis con la naturaleza.

En 1888 Van Gogh partió para Arles, en Provenza, donde se encontró con paisajes llenos de luz cálida, propios del sur, y donde surgieron algunas de sus obras más conocidas. Fue en esta época, donde el artista experimentó con la expresividad del color, con las distintas pinceladas: alargadas, puntiagudas, gruesas…

El artista estaba satisfecho con el resultado de sus obras, según Van Gogh los colores tenían un sentido poético llenando a la obra de emoción y puro sentimiento. Y así nos conmueve todavía a día de hoy la obra de este artista irrepetible y único, avanzado a su época, y que marcó un antes y un después en la historia del arte.

Detalles del producto
SKU-3607
Comentarios
Sin comentarios
Productos relacionados
No hay artículos

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse