Cuadro Árbol de la Vida de Klimt

Lienzo impreso con la obra "Árbol de la vida" de Gustav Klimt. Podrás tener el famoso cuadro Árbol de la Vida en un lienzo de máxima calidad con ENVÍO GRATIS.

Si quieres otro tamaño, contacta con nosotros y te lo fabricamos.

Todos nuestros lienzos están listos para colgar.

Oferta especial limitada
45,05 € 53,00 €
Medidas disponibles
Favorito0
Lista de deseos(1)
Descripción

Datos técnicos del cuadro

Autor: Gustav Klimt (Austria)

Medidas disponibles de lienzo:

  • 30x48cm
  • 48x76m
  • 61x98cm
  • 98x157cm
  • Si quieres otra medida, contacta con nosotros y te lo fabricamos.

Fabricación propia: Todos nuestros cuadros están impresos en alta resolución sobre lienzo, una tela de algodón que cubre el bastidor que fabricamos en madera cuyo grosor es de 35x30mm. El bastidor está ensamblado meticulosamente para asegurar su total resistencia. Todos los cuadros están listos para colgar y decorar, ya que no precisan de marco.

 

Información sobre la obra

El artista pintó esta obra entre 1905 y 1911. Se trata de una obra encargo de una colección particular cuyo objeto principal era servir como decoración en el salón del Palacio Stoclet en Bruselas. Se trata de una de las obras más icónicas del Art Nouveau, un movimiento artístico que surgió como ruptura de todo lo anterior y que va ligado a la vida moderna y que destaca por sus motivos decorativos en los que abundan las flores, hojas y todo lo relacionado con la feminidad .

La obra está cargada de simbolismo, pues representa la vida y la muerte, la conexión entre lo terrenal y lo celestial, aunque, muchos consideran que esta obra habla sobre la feminidad y la masculinidad.

 

¿Dónde está expuesto El Árbol de la Vida?

Desgraciadamente este cuadro no se puede visitar, pues se trata de una obra de una colección particular y, además, es un mural que se encuentra en el interior del Palacio de Stoclet en Bruselas.

 

¿En qué está inspirado el cuadro?

Este cuadro representa la vida y la muerte, la relación entre lo terrenal y lo celestial. Se trata de una obra llena de simbolismo, donde aparece en el centro un gran árbol, que muchos han relacionado con el “árbol de la sabiduría”, que aparece en el Génesis. Este árbol representa los múltiples caminos que se presentan al ser humano a lo largo de la vida hasta, finalmente, llegar a la muerte, la cual dota de sentido nuestra existencia, ya que una no puede existir sin la otra.

En el lado izquierdo vemos una mujer, quien permanece parada, como esperando a que algo ocurra, mientras mira con anhelo a la pareja que se abraza frente a ella, pues quizá eso sea lo que ella tanto anhela y por lo que espera. Esta obra destaca también por sus motivos arabescos, egipcios y tonalidades doradas que, acompañadas de materiales decorativos como mármol, esmaltes, gemas y oros, convierten a El Árbol de la Vida en una maravillosa obra de arte que es Patrimonio de la Humanidad según la Unesco desde 2009.

 

¿En qué año se pintó El Árbol de la Vida?

Este espectacular mural que cubre las paredes del salón del Palacio de Stoclet fue pintado entre 1905 y 1911 y tiene unas medidas de 195x102cm.

Para su realización, el autor se valió no sólo de la pintura, sino que también utilizó materiales nobles como mármol, genas, oro ó plata. Como se trataba de una colección particular, Klimt realizó la obra teniendo en cuenta los materiales y la decoración del Palacio de Stoclet, donde iba a permanecer esta espectacular obra.

 

El autor: Gustav Klimt

 

Nombre: Gustav Klimt.

Nacionalidad: Austriaco.

Año de nacimiento: 1862, Viena.

Año de muerte: 1918 Viena.

Estilo: Art Nouveau. Modernismo.

Gustav Klimt destacó desde muy joven por sus dotes artísticas, prueba de ello es la beca que consiguió para ingresar en la Escuela de Artes y Oficios de Viena cuando tan sólo contaba con 14 años de edad. Klimt provenía de una familia de 7 hermanos y, los principales ingresos provenían del empleo de su padre quien se dedicaba a grabar oro algo que, no nos pasa inadvertidos si nos fijamos en las numerosas obras de Klimt que destacan por sus tonalidades doradas.

Klimt es reconocido como uno de los pilares del modernismo. En vida tuvo numerosos encargos para decorar edificios emblemáticos como el Teatro de Viena o el Museo de esta misma ciudad así como numerosos Palacios de Europa y Universidades, sin olvidarnos de los encargos que obtuvo para colecciones privadas.

Mientras en vida pudo disfrutar de su éxito en el terreno artístico, en 1892, su vida personal tuvo un giro inesperado cuando en ese mismo año fallecieron su hermano y su padre. En ese momento, Gustav se hizo cargo de su madre, de su hermana que era soltera y de la viuda y la hija de su hermano Ernst quien falleció de forma inesperada.

No obstante, su carrera artística nunca dejó de ser fructífera, recibiendo numerosos encargos particulares y públicos lo que le permitió viajar a ciudades como Cracovia, Munich, Trieste ó Venecia, donde dejó su impronta grabada. Klimt fue un artista con una clara predilección por la figura femenina y sus numerosas obras en las que representa el cuerpo de la mujer sensual y, a veces, con tintes eróticos, fueron criticadas en la época, lo que demuestra una vez más, que Klimt fue un adelantado a su época. Hoy en día, podemos disfrutar de una gran variedad de obras que van desde la pintura, a la artesanía así como murales.

Detalles del producto
SKU-3436-02
Opiniones
Videos
Productos relacionados

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse